lunes, 4 de enero de 2010

couleurs


© mgab. / une branche. La Marina, 09.




hay siempre un momento en que la luz recoge fuerzas antes de perderse, agudiza las puntas aceradas de sus flechas y dispara a la piel de las cosas, edificando alrededor suyo efímeros andamios de colores desmesurados.

al día no le gusta irse sin más, le encanta dejarnos ese recuerdo exuberante que nos permita confundir término y comienzo, que nos deje creer que todo empieza, aún en el mismo momento de morirse.



il y a toujours un moment où la lumière reprend des forces avant de se perdre, aiguise les pointes acérées de ses flêches et les lance sur la peau des choses, édifiant autour d'elles d'éphémères échafaudages aux couleurs démesurées.

le jour n'aime pas partir comme ça, tout simplement, il adore nous laisser ce souvenir exhubérant qui nous permet de confondre fin et commencement, qui nous laisse croire que tout commence, jusqu'au moment même de mourir.




.

9 comentarios:

trícia barrachina dijo...

Nada debería irse sin más, sin dejarnos, al menos, el eco de algo agradable, amable, bello. Tal vez un silencio.
Bonita foto, Marie. Casi la escucho.

nan dijo...

et comme elle est belle la couleur du jour qui se meurt sur notre peau dorée les soirs d'été....une couleur cuivrée ,chaude et douce .Ta photo nous fait chaud au coeur et c'est bien agréable de rêver à l'été !
un smack

Mamen dijo...

Suerte que estabas allí para hacernos la crónica del momento.
Se escucha, sí.

virgi dijo...

Podremos siempre sorprendernos antes del ocaso.
Besos, Jin, tan sutil y hermosas tus reflexiones.

Alfonso dijo...

in my beginning is my end. in my end is my beginning. que decía Eliot.

y usted, que sabe celebrarlo...

beso alfereciano

Alfonso dijo...

in my beginning is my end. in my end is my beginning. que decía Eliot.

y usted, que sabe celebrarlo...

beso alfereciano

MBI dijo...

Me he dado una panzada de entradas...atrasadas...
y son !!!!!!!!!!!!!!!
Este blog es de los que va en ascenso!!!
feliz año tb para tí

Ramon Tomás dijo...

Le rayon vert. No hay nada que no tenga un momento decisivo. Cuando la agotada manecilla de la hora marca las doce, ni nace ni perece sino que subsiste eternamente jusqu'au moment même de mourir.


Tes commentaires sont très gentils.

Tomás

Jin dijo...

Tri, es bonito escuchar una foto... sí, a veces parece que lleva música incorporada, y también todo un pentagrama de olores. viajar...

un peu de soleil dans l'eau froide, Nan!

Mamen, también he bebido tu luz de Río, no hace mucho, y era un bullicio casi silencioso, ronroneando entre el último sol..

Virgi, el ocaso nos sorprende siempre porque nos pilla ajetreados, él que es todo sabiduría, reposo, recogimiento, olvido y, por fin, silencio..

Alfonso, in my beginning is my end... qué bien lo decía Eliott, tan simple y hondamente. pero no es una frase gratuita, no..

MBI, esto me pasa muchas veces con tu blog, a veces tengo que parar porque encuentro en él tantas cosas bellas que me saturaría sin darme cuenta. gracias por los elogios, no creo que tan merecidos. enfín...

Tomás, has visto ya el rayo verde? yo he tenido dos veces esa suerte (bueno, casi podría decir una vez y media!), es algo tan potente y mágico, y tan fugaz..

gracias a todos, y feliz año a los que no estaban cuando lo dije! y a los que se asoman aquí sin que se les oiga. gracias de verdad. besos/bisous/xxxs