viernes, 19 de junio de 2009

Vicente Ferrer

© Jesús Martínez Salaverri. s/t. India, otoño 2008.




fulgor delgado entre la lluvia
del alma honda
y callada


mince éclat entre la pluie
de l'âme profonde
et silencieuse


(a Vicente Ferrer, in memoriam, y a todos los miembros de su Fundación en Anantapur, India)



.

8 comentarios:

Ana dijo...

Un alma grande, todo un ejemplo a seguir , toda una lección de humildad dentro de la humildad

Diarios de Rayuela dijo...

Sentida pérdida.
Tipo ejemplar.

nan dijo...

certains ont beaucoup donné,d'autres ont beaucoup reçu,trop peu nombreux sont ceux qui redistribuent; essayons quand même d'en faire partie

un beso

virgi dijo...

Bonita imagen para tu dedicatoria. El fuego grabado, como las convicciones de personas únicas. Un abrazo grande.

Carmen dijo...

Bonito homenaje.

Que nos lata bien fuerte el corazón y la conciencia, en memoria de Vicente Ferrer.

un abrazo

ybris dijo...

Personas que nos reconcilian con la humanidad.
Aunque en el fondo me es igual, ya me gustaría que la Iglesia católica a la que pertenecía se diera tanta prisa en incoar con él un proceso de beatificación como hizo con la Madre Teresa de Calcuta.
Pero, claro, ni él ni Monseñor Romero encajan en sus esquemas.
De todos modos fue verdaderamente
tan inmenso como humilde. Como dices bien:
"...alma honda
y callada"

Besos.

Alfonso dijo...

Se apaga el fuego en su pecho para que su llama siga viva en los nuestros. Somos sólo fueguitos, como diría Galeano. Eso somos...

Jin dijo...

gracias a todos por compartir ese pequeño homenaje: las palabras casi sobran cuando los actos son tan inmensos y el alma tan modesta; aún así nos confortan en la pérdida...