jueves, 18 de septiembre de 2008

al verano

© mgab.




No quise decirte cuánto amo tus brazos amarillos y
el destrozo que es tu partida en mi.
No quise susurrarte nada que obligara tus ojos
a deslumbrarme otro instante
ni tocar con los dedos otra promesa de agua y denso humus
No quise decir que tus puertas se cierran
amputando salpicaduras de risas
Recuerdo la cintura dorada de tus voces y
tu pelo impregnado de sal
desbordando el lápiz y mis oídos.



(je regrette, aujourd'hui je n'ose pas traduire ce poème, même si c'est moi qui l'ai écrit,

ou peut-être justement pour ça....
c'est mon adieu à l'été. non, pas adieu, à bientôt!)

.

16 comentarios:

nan dijo...

il faut savoir se déchirer un peu ,se quitter,s'éloigner;ça fait tres mal " en dedans" mais quel bonheur le jour des retrouvailles !!!Allez, courage le printemps n'est pas si loin.....de gros bisous pour t'aider à attendre

mia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mia dijo...

Qué delicia de poema

Yo que soy mujer de verano

y no sé como se aleja

le sigo mirando de

un año al otro año,

mi mirada se alarga,le sueño!

Le has escrito lo más bello!

♥♥♥besos♥♥♥

Gwynette dijo...

..que imágen más veraniega, me ha llegado el olor de salitre..y el de la separación...

Besitos

Margot dijo...

Ummm y bien que lo desbordó... un precioso poema, jin.

Un beso amarillo y verano.

Juan dijo...

Me gusta mucho la foto

isabel dijo...

Hoy, en la última noche de verano,
¿qué hacer con lo que ya es el recuerdo de sus brazos amarillos?
¿Por qué el otoño acaba siendo el dueño de las nostalgias?

Lula dijo...

Volverá.

Laurentina dijo...

Felicidades por tu poema. Para mi, los cambios de estación mueven nuestros resortes ocultos. Supongo que lo asociamos al cambio, y el cambio asusta.

ANA HIMES dijo...

Me ha encantado la frase que dice:
"No quise decir que tus puertas se cierran
amputando salpicaduras de risas". Es genial...
Un beso

Ana dijo...

La tristeza de la despedida hecha poema, un sabor de humus para el momento de decir adios. Precioso Marie y la foto fantástica. Un beso muy fuerte

Ana dijo...

La tristeza de la despedida hecha poema, un sabor de humus para el momento de decir adios. Precioso Marie y la foto fantástica. Un beso muy fuerte

Ana dijo...

La tristeza de la despedida hecha poema, un sabor de humus para el momento de decir adios. Precioso Marie y la foto fantástica. Un beso muy fuerte

Jin dijo...

Nan, il y a toujours un pas difficile entre l'été et l'automne, celui qui change le rire franc en franche mélancolie! mais c'est une petite tristesse nécessaire, juste pour prendre à nouveau l'habitude d'un regard plus intérieur mais indulgent et doré comme les fruits et la lumière de cette saison...

Mía, me gusta eso de 'la mirada que se alarga', es una imagen preciosa y el símbolo de toda una actitud!

sí, Gwynnette, la separación, justamente la necesaria como para poder apreciar otra vez lo que estamos dejando...

Margot, algo siempre nos desborda, no crees? algo siempre se queda sin expresar, sin poder expresarse. y qué bonito intuirlo!

Juan, me alegro mucho cuando te veo por aquí o por allá. moi aussi j'aime cette photo, un certain décalage...

Isabel, 'el dueño de las nostalgias', y tanto! pero la nostalgia es muy creativa, a condición de que no te dejes enredar por su peligroso aroma y ahí te quedes!

Lula, todo vuelve... y menos mal, por lo de la segunda oportunidad!!

Laurentina, encantada de que te hayas tumbado en mi arena! te devolveré encantada la visita porque tu blog me gusta mucho. y a afrontar esos cambios siempre tan temidos, ay...

Ana (Himes), es que siempre me parece que el verano se nos corta de una forma tan brutal (la vuelta al cole, a la ofi, a donde sea...). pero lo superamos siempre, menos mal!

gracias Ana (la de sólo la voz...). me alegro de que te haya gustado, sé cómo aprecias esas cosas y las valoras...

un beso a todos!

Carmen dijo...

a mí me gusta el otoño, jin,
tiene algo de reencuentro con una misma.

el verano nos sirvió para ventilar estancias oscuras, hacer limpieza, encalar paredes... en otoño nos sentamos, empezamos, lo disfrutamos.

(autoconsuelo :)))

un beso grande, vecina

Jin dijo...

Carmen, a mi me empieza a gustar, y mucho, cuando ya me acostumbro a él, cuando he dado este paso definitivo desde la risa abierta hacia el recogimiento. el otoño es dulce, apacible, acogedor, ¿cómo no quererle?