domingo, 25 de abril de 2010

siesta


© mgab. /
le sofa rouge.



.
.

7 comentarios:

Farera dijo...

Cuentan por ahí, que el ronroneo del gato ayuda a equilibrar tus chakras, es como un constante mantra. A mi me pasa, que cuando duermo con la michina me da una paz que descansa (o equilibra)

^^

Nice pic!

Isabel dijo...

Yo tengo sofá rojo, pero sin gato....qué envidia de foto
un besito, Jin

nan dijo...

pourquoi ai-je envie d'ouvrir la fenêtre, une impression de trop chaud ? Le printemps peut être qui veut entrer et changer les couleurs de la vie...Le cocon doit s'ouvrir et laisser la place au papillon
un baiser tout léger comme ses ailes

virgi dijo...

¡Qué sofá tan acogedor!
El gato lo sabe.
Besitos, querida Jin

Sara Morante dijo...

Oh... qué lugar más paradisíaco... un sofá rojo... Donde dormite un gato, allá habrá calor.

Muy bonita la foto, Marie.

Jin dijo...

este sofá ya no existe... y me da una pena. era una delicia para siesta con gatos.. o con perro!
gracias por vuestros pasitos por aquí, os quiero!

Jin dijo...

Rodolfo, no sabía que te ibas a ir tan pronto.. pero sé que te han acogido ya en el pequeño paraíso de los gatos. aquí has dejado un espacio sin sonido, sin olor, sólo tu cuerpo blanco paseando para siempre entre las plantas de la terraza..