jueves, 23 de octubre de 2008

Akira

© d.t. / Akira.




Akira, je pleure aujourd'hui ta petite mort.
tu étais très beau.

Akira, lloro hoy tu pequeña muerte.
eras muy guapo.


.

12 comentarios:

Lula dijo...

Un abrazo enorme.
Y sí, era muy guapo.

shichimi dijo...

esas pequeñas muertes que nos duelen tanto...

un abrazo

nan dijo...

c'est un peu de l'âme de la maison qui s'est envolé,il a rejoint le paradis des chats et quand il à dû faire son "entrée"les autres ont peut etre été un peu jaloux de sa beauté,surtout s'il avait mis son petit foulard de cow boy. Pour toi qui restes là, une toute douce caresse de chat

Gwynette dijo...

Se ha muerto Akira? :-(

Si, que era guapo, si, y te hacía mucha compañía, verdad? :-)

Yo tengo a mi niña Odra, mi perra, y no puedo ni pensar estar si ella...o_O

Besitos para ti

PD: vi tu post con la imágen de Balthus que ya no recordaba :-)

fino dijo...

dort ma petite akira, j'envoie mille bisous dans le royaume des chat ou je suis sure que tu seras heureuse;

bisous MARIE

ybris dijo...

No hay muerte pequeña si lo que muere ocupa un lugar grande.
Lo siento.

Besos.

isabel dijo...

Siento mucho lo de tu gatito. Se puede llegar a querer tanto a los animales...Yo también he pasado por ello y aunque ya ha pasado mucho tiempo, siempre me sigo acordando de mi perrita, una cocker negra preciosa. y es cierto, Ybris, "no hay muerte pequeña..", es muy bonita tu frase.

Como decían en tu anterior entrada.., ojalá encontremos aquello que andamos buscando, Jin. Te mando un beso. Y unos pequeños animos desde la distancia cercana de estas palabras

manuel_h dijo...

un abrazo!

Lu dijo...

que bonita foto..
que se trasnforman en buenos recuerdos seguro

un bss

Jin dijo...

era guapo, independiente y cariñoso a ratos, como todos los gatos. su huella sigue, muy liviana, dentro del alma de la casa. y me quedan 'bichos', que me regalan todos los días su compañía y su cariño: mi otro gato, mi perra...

gracias por vuestro cariño fiel, me encantan algunos de vuestros comentarios. efectivamente, no existen muertes pequeñas y el mundo entero es relativo. querer es sufrir, en un momento dado, pero quién se resiste a querer, a amar?

la muerte de los animales siempre me enseña mucho: ellos no se quejan, sólo lo estrictamente necesario, y asumen su muerte porque para ellos es mucho más natural que para nosotros, forma de verdad parte de su vida. ¡cuánto tendríamos que aprender!

abrazotes a todos

Alfonso dijo...

Akira, tenías nombre de novela de Murakami... ¿por qué se mueren los mejores?

Tomás dijo...

Lo lamento. Conozco esa experiencia y seguramente todavía me tocará revivirla una vez más.

Un abrazo
Tomás